Préstamos personales

Préstamos personalesLos préstamos personales son productos bancarios que permiten obtener una cantidad determinada de dinero de un banco, caja o financiera (prestamista). A cambio, el cliente está comprometido a devolver la cantidad facilitada, junto con los intereses acordados, mediante pagos periódicos.

Son personales porque el prestamista no pide una garantía especial para el recobro de la cantidad prestada, solamente se ampara bajo los bienes presentes y futuros del deudor.

Es preferible contratar un préstamo personal si se conoce el precio del artículo que se desea financiar, estos productos se destinan normalmente a la compra de bienes y servicios de consumo. También para financiar otros gastos de cierta cuantía y financiar el pago de otro tipo de deudas ya contraídas.

Cada prestamista establece distintos requisitos, de acuerdo al tipo de préstamo personal contraído. El cliente responde a la devolución del importe facilitado, y respectivos intereses, con todos sus bienes, presentes y futuros.

Debido a esto, cualquier entidad prestamista comprueba la capacidad del cliente para hacer frente a sus obligaciones analizando:

  • Sus ingresos periódicos.
  • Los bienes que componen su patrimonio.
  • Su situación financiera y su historial crediticio en operaciones de financiación anteriores, comprobando que el solicitante no ha sido reportado a un registro de impagos y se encuentra en los ficheros de morosos de ASNEF y el de Experian.

Las condiciones para poder acceder a los préstamos personales son:

  • Ser mayor de 18 años.
  • Tener capacidad para devolver el préstamo.
  • El DNI original y una fotocopia.
  • La última declaración de la renta.
  • Una fotocopia de las últimas nóminas, normalmente 2 ó 3.
  • El historial laboral
  • Notas simples de las propiedades inmuebles, en caso de que se tengan.

Reuniendo toda esta información, el prestamista es capaz de analizar su situación económica y en base a ello, conceder o negar el préstamo. Si la solicitud es aprobada, el prestamista debe presentarle un documento en el que se detallan todas las condiciones del préstamo y que tiene una vigencia de, al menos, 14 días naturales.

Es conveniente considerar varias entidades que ofrezcan este producto, para tener segundas opciones en caso de que su primera solicitud sea negada.

La cantidad de dinero que se le puede facilitar, depende de su perfil económico. Normalmente, los importes de los préstamos personales no son muy elevados, se manejan en un rango de 3.000 y 60.000 euros. Además, las entidades bancarias no suelen ofrecer préstamos con cuotas que superen el 40% de los ingresos totales, aunque en algunos casos pueden llegar hasta un 50%.

Si usted ya está decidido a adquirir un préstamo personal, estudie a fondo cada una de las características que le ofrecen las distintas alternativas. Particularmente, revise más de una vez el coste total (intereses, comisiones y gastos) de cada una de ellas, compare y analice la mejor opción para su caso particular. Si solicita la cantidad necesaria para cubrir con los gastos a los cuales desea destinar el dinero del préstamo y esta va de acuerdo a sus ingresos, las condiciones de financiamiento le serán más favorables, ya que el riesgo asumido por el prestamista ser’a menor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>